¿Qué deberían haber cobrado los árbitros?

En la difícil situación que se presentó en el cierre del partido, los árbitros del juego Olimpia – Libertad no tenían mucho para hacer. En el mundo FIBA, cuando termina el partido, no hay derecho a reclamo.

Así de dura es la realidad, como se lee el primer párrafo de esta nota. Una negligencia de los árbitros que permiten reanudar el juego con un equipo con 6 jugadores en el campo, no tiene solución porque el partido llegó a su fin.

Al darle el balón el árbitro a Javier Martínez la pelota pasa de “muerta” a “disposición” (antes se decía “pelota en juego”). Cuando Javier Martínez la tiene en sus manos tiene 5 segundos para reponer. Cuando la pelota ingresa al campo de juego pasa a “pelota viva”. Guarden esta explicación porque la vamos a necesitar más adelante.

En los torneos Internacionales FIBA se dirige con el reglamento en la mano. Todos los que seguimos la Liga Nacional estamos acostumbrados a que todas las jugadas son “revisables” por la TV, ya que esa es la recomendación de las autoridades de la Liga para con los árbitros: “Todo lo que pueda ayudar para esclarecer un cobro, sobre todo en cierre de partido debe ser tomado”. Nuestra LNB se maneja casi con reglas internas propias.

En el caso de Olimpia – Libertad sucedió que la pelota entró al campo de juego y cuando pasó a pelota “viva” corrió el reloj en la décima de segundo que faltaba y terminó el partido. Para FIBA una vez que termina el partido no hay Dios que lo haga volver a atrás. En la LNB eso es más elástico.

Es decir, como las reglas son inflexibles, una vez que terminó el partido los árbitros no podían hacer tirar un tiro libre a Libertad (por el técnico a la banca de Olimpia por haber entrado con 6 jugadores) porque el juego había terminado.

¿Qué hubiese pasado si Libertad perdía por uno y ese libre podía dar el empate?. Nada especial. Todo ese error (muy grande) es de los árbitros.

No obstante, (y acá es donde se pone bueno) hubo árbitros nivel FIBA, consultado por Pick&Roll que coincidieron que por la gravedad del error, aunque FIBA no lo contemple, hubiesen hecho tirar el libre igual y darle nuevamente la décima de segundo a Olimpia para sacar. Sin miramientos, el árbitro, máxima autoridad, puede emendar su error.

La regla indica que la sanción es de tipo B1, es decir: un tiro libre y reposición de balón para quien tenía la pelota en ese momento (Olimpia). Para que sean dos tiros libres la sanción debería ser B2 y esto es cuando un árbitro expulsa un asistente, suplente o acompañante de la delegación. En este caso no correspondía expulsión a Rodney Green (quien fue el que debía salir por Martínez) por lo tanto era técnico al banco en sanción B1, un tiro libre para Libertad y pelota para Olimpia.

Finalmente queda una duda/enseñanza ¿Cuándo le conviene entonces a un jugador parar el partido para señalar la protesta que hay 6 jugadores en el campo? De tal manera que no termine el juego y perder derecho de protesta.

Acá es donde toma valor lo que leíamos de pelota “Muerta”, a “disposición” y “viva”. Lo que le conviene al jugador es: cuando la recibe el sacador (pelota a disposición) no dejar sacar (el reloj no corre pero ya está habilitada) y señalarle al árbitro que hay 6 jugadores en campo. Como se ve también hay que “entrenar las protestas”.

Finalmente quedará como anécdota el tiro libre que no tuvo Libertad a su favor para achicar el resultado a solo un punto de diferencia. Y quiera Dios que no se necesite cuando llegue la hora de saber quién es el ganador del grupo.

@pablotosal

FUENTE: http://www.pickandroll.com.ar/noticias/00048058/que-deberian-haber-cobrado-los-arbitros/