Los Tigres casi dan el batacazo en Boedo

El multicampeón y líder del torneo San Lorenzo de Almagro recién pudo presumir que se avecinaba el triunfo en el Polideportivo Roberto Pando a 20'' del final, cuando Marcos Matta, favorecido por un dudoso foul de Caffaro, encestó los dos libres que lo alejaron a 5 (84-79) y que a la postre sería el resultado final. Libertad volvió a sorprender con otra actuación formidable a pesar de que sigue sufriendo bajas: Marcos Saglietti ni siquiera viajó y Augusto Alonso no estuvo en cancha resentido de su lesión en el recto anterior del cuadriceps. También Marcos Kelley está en algodones por un esguince de tobillo. Y sin embargo, el equipo dirigido por Sebastián Saborido le sacó 13 en el primer cuarto y siempre estuvo en juego a pesar de la remontada azulgrana que tuvo a Calfani y Mata como los máximos artilleros (16 y 14 respectivamente). En los Tigres, "Loku" Cuello que tuvo una semana difícil por una contractura en el cuadriceps fue el goleador con 26 unidades, seguido por Agustín Caffaro que fue pura energía, aportando 23.

Un dato relevante del duelo que mantuvieron los azulgranas y los aurinegros. Salvo los simpatizantes de San Lorenzo, el resto ponderó la actuación de Libertad, un equipo que dispone de un cuarto del presupuesto que maneja el plantel de Boedo y para colmo debió soportar dos ausencias. La formación de Sebastián Saborido nunca deja de sorprender. Le da batalla a los poderosos de La Liga, a pesar de sufrir contratiempos importantes. En el cierre, Mathias Calfani afirmó que fue una cuestión de energía la diferencia entre un plantel y otro. Pero hubo mucho más: la visita mostró "hambre de gloria" pero también un juego colectivo sólido y una defensa interesante que respondió bien a las transiciones para que San Lorenzo no lo despedazara con los contragolpes. Enfrente, el equipo de Gonzalo García no sorprende: es una suma de talentos que juega cuando quiere y suple en muchas ocasiones sus defectos, especialmente sus intermitencias, con la jerarquía de sus piezas.

Los primeros 10 minutos fueron casi ideales para los Tigres. Porque tuvo altos porcentajes de eficiencia, encontró en Caffaro una de sus vías de gol más importante y contó con la complicidad del rival que entró "canchereando" y lo pagó caro, sufriendo 13 de desventaja al término del primer cuarto (13-26). Un dato no menor: en la base arrancó José Vildoza en el primer período, y el ingreso de "Penca" Aguirre, Donald Sims y Máximo Fjellerup en el segundo capítulo le cambió la cara a este anodino San Lorenzo. Con mucho más vértigo, donde la potencia de Fjellerup se hizo notar, y más concentrado en defensa, el dueño de casa redondeó un determinante 21-13 en 10' para retirarse al descanso largo por 5 abajo, comenzando a notarse un predominio de los conducidos por Gonzalo García que se estiraría en los dos cuartos restantes.

En el tercer período pareció que el local se escaparía en el tanteador como lo predecían las apuestas. Impuso un contundente 14-2 en 4' que le permitieron revertir la diferencia para pasar al frente por 7 con un goleo muy distribuido, donde sobresaldría el uruguayo Calfani que aportaría 12 en este capítulo. Sin embargo, la dupla Cuello - Caffaro (17 entre los dos) remontarían la cuesta para terminar cerrando el cuarto abajo por la mínima diferencia (63-62). Los últimos 10' no fue apto para hipertensos. Se disputó sin darse respiro, a tal punto que a falta de 52'', ganaba el Cuervo 80 a 79. En el tiempo restante, los de Boedo contarían con 4 libres a su favor que los transformaron en puntos (entre ello una insólita falta cobrada a Caffaro luego de lanzar un triple), mientras Libertad no pudo acertar sus ofensivas a pesar del despliegue de "Loku" Cuello que sumó otros 9 en este tramo definitorio pero que no alcanzó para dar el batacazo.

https://www.fibalivestats.com/u/ADC/1055876/bs.html

Fotos: Marcelo Figueras / Marcelo Endelli - La Liga